Tips para una entrevista de trabajo

Descubre los mejores tips para una entrevista de trabajo ya que prepararse en una profesión u oficio es trascendental para ser competitivo en estos tiempos cuando la competencia laboral es bastante alta. Sin embargo, a pesar de la buena preparación que se tenga o incluso la experiencia, puede que no sea suficiente si no va acompañada con una buena entrevista de trabajo.

Para lograr tener éxito en una entrevista de trabajo, deberías tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Trata de hablar con naturalidad Demuestra entusiasmo Realiza preguntas Lleva el CV Muéstrate agradecido

Cuida tu apariencia personal

La presencia es importante cuando se trata de trabajo. No hay que olvidar que edición impresión es algo fundamental en todo especial una relación laboral. Así que vístete adecuadamente según la ocasión.

Para llevar una vestimenta adecuada, hay que tener en cuenta el tipo de organización de trabajo por el cual se está postulando. Si tienes la oportunidad pregunta si hay un código de vestimenta; si no, trata de vestirte lo más acorde posible con la organización, muchas veces la formalidad es lo adecuado, pero para algunas organizaciones esto sería contraproducente.

Además, para causar una buena impresión, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • En caso de ser mujer, no te maquilles demasiado; usa un maquillaje sobrio y poco llamativo.
  • Usa una vestimenta que sea acorde con la ocasión, pero que al mismo tiempo te represente; marcar la individualidad siempre da buenos resultados.
  • No uses colores demasiado llamativos, a menos que ésta sea una premisa en la organización.
  • Trata de combinar bien tus prendas: cinturón con zapatos, por ejemplo.
  • Preséntate descansado para lucir fresco y seguro.

Se puntual

La puntualidad es una virtud altamente valorada en el trabajo. Organízate de tal manera de llegar por lo menos con 10 o 15 minutos de antelación a la entrevista de trabajo; pero no te presentes en el lugar con demasiado tiempo de anticipación, pues puede entorpecer el proceso de selección.

Para ello, tienes que tener claridad de dónde es el lugar donde se realizará la entrevista y también cómo llegar. Esto es algo que se puede pasar por alto, pero resulta muy importante. Si llegas más temprano de lo que esperabas, es conveniente esperar un poco antes de entrar en el lugar.

Así mismo, si te planteas la hora de llegada por lo menos 10 o 15 minutos antes, en caso de que suceda algún imprevisto: tráfico, dificultades en el transporte u otros; aun habría oportunidad de llegar a tiempo. Igualmente, este es un tip que se debe tener presente cada día de trabajo, pues siempre será bien valorada la puntualidad y puede marcar la diferencia.

La comunicación no verbal importa

Los entrevistadores están muy atentos a las respuestas de los postulantes, pero también prestan mucha atención a la comunicación no verbal, que dice mucho de la persona. Pon en práctica los siguientes consejos:

  • Estrecha la mano con firmeza, que no sea muy fuerte ni muy débil.
  • Sonríe con naturalidad
  • Evita los movimientos bruscos y repetitivos de nerviosismo con manos y pies.
  • Mantente siempre erguido, cuando estés de pie y sentado.
  • La mirada firme a la persona que se habla y cuando respondas mantén el contacto visual, hablando con claridad, volumen acorde y un ritmo pausado, pero no lento.

Prepárate con tiempo

Desde el mismo momento en el que se informe de la entrevista, es importante comenzar la preparación. Parte importante de esto es investigar la siguiente información:

  • Esencia de la organización: tipo de actividad, políticas, misión, visión, objetivos y otros.
  • Perfil exacto del cargo al cual se ha postulado.
  • Departamento para el cual se trabajaría.
  • Investigar todo lo referente a la organización.
  • Con la información disponible, es posible prepararse respecto a temas o destrezas propias del trabajo al que se postula y así aumentar las posibilidades de dar una excelente impresión.

Plantéate posibles preguntas

Tratar de imaginar cuáles son las preguntas que se pueden presentar y cómo se respondería sería ideal para prepararse adecuadamente para una entrevista. Así, si surgen algunas de estas preguntas, se podrá responder con mayor fluidez y seguridad. Algunas de las preguntas generales que te puedes plantear son las siguientes:

  • ¿Por qué dejaste tu trabajo anterior?
  • ¿Cómo crees que nos puedes ayudar en nuestro proyecto?
  • ¿Qué te distingue a ti del resto de los postulantes?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades a nivel laboral?
  • ¿Por qué te interesa trabajar con nosotros?
  • ¿Cuáles son tus metas a mediano y largo plazo?
  • ¿Cuál ha sido el mayor desafío de tu carrera?

Es importante pensar en las respuestas y cómo estas respuestas puedan influir en la decisión del entrevistador. Así que se tiene que dar respuestas cónsonas con las expectativas en relación al trabajo y al mismo tiempo, con sinceridad.

Trata de hablar con naturalidad

La entrevista es una interacción de alta formalidad, por lo que es necesario hacer uso de un registro formal; sin embargo, es importante no marcar demasiada distancia con el entrevistador, solo la necesaria.

Es importante usar los términos adecuados, no hacer uso de modismos, no usar palabras coloquiales, ni mucho menos descorteces. Así mismo, es importante tratar de expresarse con naturalidad. Esto quiere decir: usar un volumen adecuado, pronunciar las palabras correctamente y hablar pausadamente. Así mismo, es importante, no interrumpir al entrevistador; pues, esto demuestra nerviosismo.

Demuestra entusiasmo

Es muy importante transmitir una buena energía en la entrevista, que el entrevistador pueda percibir que el postulante siente entusiasmo por asumir las responsabilidades de la oferta de trabajo. Pues la motivación es uno de los elementos fundamentales en el contexto laboral, pues permite realizar el trabajo de manera más eficiente.

Esto se demuestra poniendo atención a la entrevista, hablando de los planes en la organización, demostrar que se conoce información importante de la organización y proyectando concentración en la entrevista.

Realiza preguntas

En una entrevista de trabajo, no solo se evalúan las respuestas sino muchos otros aspectos. Uno de los aspectos más importantes son las preguntas que realiza el postulante. Que el postulante realice preguntas demuestra interés y proactividad, dos actitudes que son muy bien valoradas para la postulación.

Usualmente, los entrevistadores, al final, preguntan si se tiene alguna pregunta, intenta hacer por lo menos una. Si tienes alguna duda o algo no ha quedado claro respecto a lo planteado en la entrevista, aprovecha este espacio; y si no, realiza una pregunta acerca del cargo o acerca de la organización.

Puedes preguntar acerca de qué tipo de proyecto están trabajando, cuál es la dinámica que se han plateado, sobre herramientas de trabajo u otra pregunta que sea pertinente y que transmita interés en el proceso de selección.

Lleva el CV

A pesar de que ya se haya enviado y haya pasado por un proceso de evaluación, llevar el CV impreso no está de más y puede ser importante. Además del CV, también resulta conveniente llevar un portafolio; esto aplica para una gran cantidad de profesionales: arquitectos, fotógrafos, escritores, desarrolladores web, diseñadores, entre otros.

Muestra el trabajo que sea más pertinente según la oferta laboral por la cual se está postulando.

Muéstrate agradecido

Una vez que la entrevista haya finalizado, es muy importarse mostrarse agradecido por la oportunidad, sin importar el resultado. Esto puede marcar una diferencia importante y aunque no consigas el trabajo, es probable que esta actitud permita que en un futuro se te considere como un candidato o para alguna otra oportunidad.

Deja un comentario